Julio 2005 • Año IV
#13
Dossier V Congreso de la EBP

Mesas Plenarias del V Congreso de la EBP

Fátima Sarmiento

Bajar este artículo en PDF

Thereza Salazar - 2002
Serpes (mov I)
135 x 135 cm

La última mesa del Congreso, intitulada "La doctrina del pase", contó con las intervenciones de Bernardino Horne (AME-EBP) y Carlos Augusto Nicéas (AME-EBP), teniendo como Debatidora a Leda Guimarães y, en la dirección de la mesa, a Celso Rennó Lima (AME-EBP).

La intervención de Nicéas trajo en su título una pregunta: "Cartel del Pase: qué se renueva?". El comienza su trabajo citando un comunicado de la Delegada General de la AMP, Graciela Brodsky, del 2 de febrero de 2005, sobre la creación de un cartel del Pase en la EBP. Destaca que esa iniciativa marca no solo la madurez analítica de la EBP sino también una renovación en tanto Escuela de orientación lacaniana. Considera que el pase es lo que enlaza Escuela e Institución y que ese Congreso celebra el momento para responder la pregunta de Lacan: ¿de dónde proviene el analista? Su intervención aun rescata el valor del Pase a la Entrada en la EBP.

La intervención de Bernardino introduce otra pregunta: ¿cómo hacer del pase un trabajo de doctrina? Demuestra que es preciso mantener firme la articulación entre el psicoanálisis puro y el psicoanálisis aplicado. Sugiere dos propuestas de renovación del psicoanálisis puro. La primera respecto a repensar los testimonios de los AE y la segunda respecto al hecho de que la Escuela debe asumir definitivamente la responsabilidad de extraer debido provecho de los testimonios, objetivando hacer de ellos una teoría de la clínica de los finales de análisis. Resalta además que asumir ese cargo consiste en iniciar una tarea que todavía no fue hecha en la EBP y que ya fue lanzada por el Congreso de la AMP en Comandatuba.

Para animar el debate, Leda Guimarães destacó puntos relevantes de ambas intervenciones, concordando con la idea de que no se ha sacado un buen provecho de los testimonios de los AE para la doctrina del psicoanálisis y considerando que, en parte, eso se debe a los propios testimonios de los AE que –muchas veces- no cumplen una función de transmisión. Admite que el trabajo de "hystorización" (hystoricisation) requiere un cierto toque de cinismo, ya que se trata de producir un relato, como una novela, en la cual el sujeto renueva sus lazos de amor con la verdad, más exactamente para intentar decir "cómo dejé de amar a la verdad" o "cómo dejé de atormentarme con ella". Destaca que muchos AE, al intentar reintroducir un sentido en lo real, hacen de sus testimonios una sátira, un chiste, que resulta en un efecto gracioso que inclusive puede llegar a tener un sentido depreciativo, alimentando –respecto al dispositivo del Pase y a los propios AE- desconfianzas y hostilidades, relegando al Pase a un lugar separado e indiferente en la Escuela. Lanzó allí una pregunta para el debate: ¿Cómo hacer del pase un trabajo de doctrina que se vuelva transmisible?

El debate fue muy rico e intenso en torno a varios puntos:

Se discutió sobre la juventud y la renovación de la EBP en contraposición con la idea de que esta Escuela estaría en retraso, no produciendo avances sobre el pase.

Se consideró que la Escuela debe producir una doctrina sobre su experiencia en cuanto al "pase a la entrada" como forma de salir de los dos extremos: lamentarse por el fin del pase a la entrada y aclarar ese punto ciego -¿Qué se perdió?

Se cuestionó cómo se podrían anudar las tres etapas del pase en la EBP: a la entrada, bilingüe y conclusivo. Particularmente, este último punto permitió a Graciela Brodsky (Delegada General de la Asociación Mundial de Psicoanálisis –AMP) tramar algunas consideraciones. Ella admitió que en las escuelas donde el Pase a la entrada funcionó, se lamentó su interrupción. Eso fue verificado en los Colegios del Pase en las Escuelas y en el Consejo de la AMP. Todos comentaron lo que se perdió con la brusca frenada del pase a la entrada. El aprendizaje sobre la eficacia del psicoanálisis (aspecto clínico) y sobre la vida institucional fue muy evidente. En la EOL, uno de los efectos negativos del pase a la entrada fue la detención de los análisis. En ese sentido, algo se ganó, pero también se perdió. A continuación, la Delegada General resaltó que el nuevo cartel puede ser una evaluación del Pase en la Asociación Mundial, porque los cuatro AE fueron producto de carteles de la EEP, de la ECF y del Pase bilingüe. A partir de allí, ella formuló la siguiente pregunta: ¿qué consecuencias tienen esos AE producidos por esas Escuelas? Se trata de una ocasión única para tener acceso a esa respuesta.

Traducción: Marina Recalde

El Caldero Online Cuatro+Uno EntreLibros
La Red PAUSA ICdeBA IOM2
EOL Wapol FAPOL Radio Lacan